Viernes 23 de mayo de 2003
Puerto Montt estará conectado a satélites construidos en Chile

El presidente de Amsat Ce, Ignacio Martínez, hizo entrega al Radio Club Provincial Llanquihue de la estación terrena y los equipos necesarios

Como para no creerlo, el principal escollo de esta iniciativa es el dinero en particular de la empresa privada. Los satélites fueron diseñados y construidos en el país.

Puerto Montt ya cuenta con una de las estaciones terrestres que estarán conectadas a los cinco satélites que se construyen en Chile y que próximamente serán lanzados, además de los internacionales que ya están en órbita.

Se trata de un terminal que consiste en una antena parabólica, cuya inversión asciende a los 15 mil dólares, y que fue entregado en comodato al Radio Club Provincial Llanquihue por la Fundación de Desarrollo de Satélites de Aficionados a las Radio Comunicaciones Amsat Ce, entidad que desarrolla el proyecto.


CINCO SATELITES

Amsat Ce -institución sin fines de lucro creada en 1993- actualmente construye cinco satélites que serán usados por los radioaficionados de todo el mundo permitiendo realizar también una serie de experimentos en el campo de las comunicaciones digitales y otros. De todos los satélites, uno será el prototipo de ingeniería, otro se usará para comprobar o replicar en tierra el funcionamiento del software y del hardware de las tres unidades restantes que estarán en el espacio.

Estos aparatos son los primeros diseñados y construidos en el país por lo que constituye un hito para el desarrollo científico tecnológico. Los beneficios serán patentes en materias como educación, emergencias, la experimentación científica, la industria espacial y el evidente reconocimiento internacional, según lo explicó Ignacio Martínez, presidente de Amsat Ce.

Los satélites para las comunicaciones de radioaficionados son construidos en la Radio Estación Naval de Santiago, lugar en el que se habilitó un laboratorio y donde se tiene un 70% de avance. El primer satélite se denomina Cesar 1, para el que ya se está acordando el lanzamiento que pudiera ser desde China o Rusia.

Este volará a una altitud de 800 kilómetros en órbita polar y contendrá experimentos relacionados a una repetidora digital entre dos estaciones terrenas que podrá ser usada en tiempo real; una repetidora digital entre dos estaciones terrenas que podrá ser usada en tiempo diferido como buzón electrónica de mensajes; una repetidora digital que permitirá unir dos repetidoras terrestres a través del satélite y un receptor GPS que recolectará información sobre la posición y la velocidad de hasta 26 mil kilómetros a la hora que desarrollará el satélite, según lo citó Martínez.

PROBLEMAS DE FINANCIAMIENTO

Por increíble que parezca, la principal amenaza de esta inédita iniciativa es el financiamiento. El costo total de la construcción de los cinco satélites, lanzamiento de uno, más la implementación de dos estaciones de control y tres repetidoras terrestres (Iquique, Temuco y Puerto Montt) asciende a los 600 mil dólares de los cuales sólo tienen 350 mil.

Los principales auspiciadores son Entel, la Armada, la Universidad de Chile, la Subsecretaría de Telecomunicaciones y los propios radioaficionados. La falta del dinero necesario ha derivado en que los plazos no estén para nada claros. Eduardo Díaz, director del Centro de Estudios Espaciales de la Universidad de Chile, destacó categóricamente que "cuando uno tiene el financiamiento disponible se puede hablar de fechas".

Los microsatélites tienen forma de cubo de 23 centímetros de arista, recubiertos completamente de placas solares. Llevan telecomunicaciones en banda de 146 MHZ, 435 MHZ, banda S (2.400 MHZ) y banda L (1.270 MHZ), además de cumplir otras funciones anteriormente descritas.

Quizás lo más destacable es que todo a excepción de las placas solares fue construido y diseñado por ingenieros chilenos, esto ha permitido que ya estén en condiciones de probar todos los sistemas. Hasta este momento se ha gastado 1.4 millones de dólares y se contempla que todo el proyecto (viajes y estaciones terrenas) costarán unos 1.8 millones de dólares.

"El segundo satélite podría llevar un experimento para medir el ozono hionosférico, en tanto que el tercero y otros que pudieran seguirse construyendo, participaran de una red mundial de medición de alteraciones hionosféricas que permitan hacer predicciones de los sismos terrestres, para hacer alerta temprana, ya que hay una correlación entre ambos fenómenos", afirmó Díaz.

CONEXION MATERIALIZADA

Cabe considerar que la estación terrena de Puerto Montt instalada el domingo e inaugurada el martes ya está siendo usada en conexión con los 14 satélites de radio aficionados actualmente en órbita. "Desde el momento que obtengamos el financiamiento faltante, la programación son 15 meses, incluyendo la construcción de los paneles, hacer las pruebas y tener el lanzador que nos llevará al espacio", adelantó Martínez.

"Personalmente estoy defraudado con la poca proyección empresarial, corporativa de imagen, la falta de visión a futuro, no podemos ser copistas todo el tiempo, tenemos que desarrollar nuestras cosas y confiar en que cualquier proyecto de alta tecnología tiene un riesgo, entonces nadie puede garantizar un resultado inmediato, pero lo que Chile va a ganar es enorme", según lo concluyó.